¿Problemas de flexibilidad? No se debe sólo a músculos tensos

Muchos creen que la falta de flexibilidad es ocasionada simplemente por un músculo tenso, pero hay otros muchos factores, como la fascia, la cápsula articular, ¡pero también tu cerebro! Hagamos un repaso rápido de cada uno:

1.      Problemas de Fascia

De manera simplificada, podemos decir que la fascia es una especie de envoltorio que rodea todos nuestros músculos, órganos, nervios y otras estructuras corporales. Se extiende por todo el cuerpo como una red tridimensional, de manera continua e ininterrumpida, con diferentes niveles y segmentos.

Afortunadamente, las cosas están cambiando y los estudiosos del movimiento humano están descubriendo la enorme importancia de la fascia. Hace mucho más que unir y proteger. Es un órgano sensorial rico, juega un papel estabilizador, interviene en cada movimiento, y tiene capacidad de contracción independiente de los músculos.

fascia-muscular             cuerpo_68602b86

Como he dicho, un problema de flexibilidad no se debe a un músculo tenso, sino a adherencias o fijaciones entre las diferentes superficies (piel, fascia, nervios, músculo), evitando que se deslicen correctamente.

Si piensas en estas fijaciones como “nudos” en una cuerda, entenderás que el nudo no se deshace estirando esa cuerda, sino que requiere de otra técnica…

cuerda-5

2.      Las articulaciones

Muchos de los problemas que limitan nuestros movimientos y nuestra flexibilidad se producen en parte por una mala mecánica de las articulaciones.

La articulación está integrada en la cápsula articular, una membrana que engloba toda la articulación e impide que los huesos se desplacen en exceso. La cápsula articular, junto con los ligamentos, se encarga de asegurar el contacto entre las superficies articulares. También alberga el líquido sinovial, nuestro aceite lubricante. Cuando mantenemos posiciones incorrectas durante mucho tiempo esta cápsula articular se tensa, restringiendo el movimiento.

capsula articular

Pongamos un ejemplo concreto y típico: Postura típica delante del ordenador: hace que nuestros hombros estén rotados hacia delante, estirando (y debilitando) la musculatura posterior, a la vez que se tensa la musculatura frontal (como el pectoral menor). Estirar el pectoral menor y fortalecer la musculatura posterior sin duda va a ayudar, pero es una solución parcial si no colocamos el hombro en su posición adecuada dentro de la cápsula articular.

posicion_pc1

Y para modificar la cápsula articular, debemos “crear espacio” dentro de la misma, otorgándole mayor movilidad. Hay diferentes estrategias para lograr esto, usando por ejemplo cintas elásticas o un peso para colocar el hombro en posición correcta antes de trabajar flexibilidad.

3.      Problemas neuromusculares

Muchas veces lo que percibimos como rigidez es un mecanismo de protección de tu cerebro. Es el famoso reflejo de estiramiento, al que podemos “engañar” con diversas técnicas (Véase artículo “Tipos de estiramientos” y léase FNP dentro del mismo donde lo explico).

PROBLEMAS Y BENEFICIOS DE LA FLEXIBILIDAD:

Tenemos que tener en cuenta que la flexibilidad es algo que vamos perdiendo. Digamos que de alguna forma no se gana flexibilidad, sino que se recupera.

Cuando nacemos tenemos una flexibilidad máxima y con los años la vamos perdiendo.

Hay una serie de factores que hacen que la perdida de flexibilidad sea mayor o menor como pueden ser: el sexo, nuestro hábitos de ejercicio, la edad, lesiones que hemos sufrido, la dieta, etc.

Estos factores varían de una persona a otra y por tanto, como en todo lo que respecta al cuerpo humano, no todos somos iguales y no hemos de forzar la máquina. Hay que procurar alcanzar los límites personales y no intentar igualar a otros.

Una flexibilidad excesiva sin un adecuado soporte muscular puede llevar a lesiones. Pero para ello tendrías que dedicar mucho tiempo a ganar flexibilidad y poco a hacer ejercicio muscular.

Por el contrario, y bastante más habitual, una falta de flexibilidad provocada por un acortamiento de los músculos y la pérdida de movilidad, puede acarrear serios problemas.

flexibilidad-y-posicion-300x181

 

Problemas de la falta de flexibilidad:

  • Problemas posturales
  • Falta de adaptación de los músculos al movimiento
  • Mala coordinación
  • Incrementar el gasto calórico para vencer la resistencia provocada por la falta de flexibilidad de los antagonistas
  • Roturas fibrilares
  • Falta de coordinación
  • Falta de movilidad articular

Asimismo una mayor flexibilidad proporciona una serie de beneficios

Beneficios de la flexibilidad:

  • Mejor coordinación muscular
  • Mayor movilidad (poder rascarse la paletilla o enjabonarse la espalda… XD)
  • Adaptación a movimientos bruscos o explosivos
  • Mejora técnica en deportes debido al mayor rango de movimientos (zancadas más largas, movimientos más amplios y menos forzados…)
  • Menos probabilidad de lesiones musculares
  • Mayor resistencia a golpes y caídas.

Un comentario en “¿Problemas de flexibilidad? No se debe sólo a músculos tensos

  • Yo sufro de la falta de flexibilidad y en último tiempo a través de un trabajo personalizado me ha podido servir para recuperarme de apoco

Responder a Patricio Cancelar respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *