Síndrome del túnel carpiano

¿QUÉ ES?

El síndrome del túnel carpiano es un trastorno doloroso de la muñeca y de la mano.

El túnel carpiano es un túnel estrecho en la base de la mano, situado entre los huesos de la muñeca y el ligamento anular del carpo, que contiene los tendones flexores de los dedos y el nervio mediano. Este túnel protege el nervio mediano y éste, a su vez, ayuda a mover los pulgares y los 3 primeros dedos de cada mano.

Por tanto, el síndrome del túnel carpiano (STC) es una neuropatía (afectación del nervio periférico), originada por la compresión del nervio mediano a su paso por el túnel carpiano, debida a una inflamación de los tendones, presencia de líquido, etcétera, que tienen como consecuencia la disminución del espacio y el atrapamiento del nervio.

Esta patología se puede diferenciar en forma aguda y forma crónica.

  • La forma aguda: es poco frecuente y se debe a un aumento súbito y sostenido de la presión en el túnel carpiano. Suele estar asociado a una fractura de radio.
  • La forma crónica: es la más común y los síntomas pueden persistir durante meses o años.

Es mucho más frecuente en mujeres de 40-60 años, y suele ser bilateral en más del 50% de los casos.

Las mujeres tienen tres veces mayores probabilidades que los hombres de padecer el síndrome, porque el túnel carpiano es más pequeño en ellas que en ellos.

Entre las profesiones u oficios que corren el riesgo de sufrirlo están las personas que trabajan con ordenadores, cajeros, carpinteros, trabajadores de líneas de montaje en fábricas, violinistas y otros músicos, jardineros, costureras y bordadoras, cocineros, y mecánicos.

Imagen1.png sss                  original_tunel_carpiano.jpg

CAUSAS DEL SÍNDROME DEL TÚNEL CARPIANO

Son tantos los tendones que atraviesan el túnel carpiano, que el nervio mediano dispone de un espacio muy justo en su zona central. Si por cualquier causa disminuye aún más este espacio, entonces aumenta la presión en su interior, resultando comprimido el nervio mediano.

Múltiples causas originan esta compresión del nervio, aunque en muchas ocasiones no se identifica ninguna enfermedad asociada.

Algunas de las causas del síndrome del túnel carpiano son:

  • Causa idiopática (desconocida): hasta un 50% de los casos.
  • Traumas y microtraumas. Es bastante común que se asocie a ocupaciones o actividades que supongan maniobras manuales repetitivas. Ejemplos como fracturas mal curadas, callosidades, obreros de máquinas neumáticas, etcétera.
  • Artritis inflamatorias.
  • Endocrinopatías: diabetes mellitus, hipotiroidismo, etcétera.
  • Tenosinovitis de los flexores.
  • Embarazo.
  • Anticonceptivos.
  • Tumores.
  • Infecciones, obesidad…

PRUEBAS DIAGNÓSTICAS

Tras la sospecha clínica, se deberá realizar una exploración de la sensibilidad y fuerza de la mano, así como maniobras de diagnóstico que desencadenen la sintomatología.

  • Prueba de Phalen: en la cual el paciente mantiene las muñecas flexionadas (al menos a 90 grados) quedando enfrentados los dorsos de las manos y con los dedos mirando hacia abajo. Así queda reducido el diámetro del túnel carpiano. Si se sienten hormigueos o entumecimiento en el territorio de innervación del nervio mediano antes de los 30 segundos, significaría signo positivo del síndrome de túnel carpiano.

phalen

  • Prueba de Tinel: Consiste en la percusión directa del nervio mediano, la cual provoca las molestias típicas.

tinel

Cuando se carece de signos objetivos y de gran valor en el diagnóstico diferencial, tales como: discopatía cervical, espóndilo artrosis, síndrome del escaleno anterior, polineuritis, etc., ya se utiliza como medio diagnóstico un estudio neurofisiológico consistente en una Electromiografía (EMG) y un Estudio de Conducción Nerviosa (ECN).

Porque como ya os dije, el síndrome del túnel carpiano puede asociarse también a enfermedades endocrinológicas, reumáticas, tratamiento con estrógenos, embarazo, algunos tumores, etc., es por eso que si existe la sospecha de estas enfermedades, el diagnóstico puede complementarse con pruebas analíticas o de imagen que ayuden a encontrar la causa. Según los resultados de este examen, sabremos si la compresión del nervio mediano se da a nivel del túnel carpiano o no.

TRATAMIENTO

El tratamiento, por tanto, puede ser: etiológico, conservador o quirúrgico.

Tratamiento etiológico:

Es en aquellos casos que se identifique una enfermedad asociada. Como por ejemplo, tratar con un tratamiento específico en caso de diabetes, hipotiroidismo, gota, artritis,  etcétera.

Tratamiento conservador:

Indicado en los casos leves, sin atrofia de la eminencia (masa muscular de la mano, con forma de gota de agua, que constituye la base del pulgar) o en casos de embarazo.

Antes de comenzar con el tratamiento debe realizarse la evaluación de la funcionalidad de la mano. Si es un caso avanzado y presenta atrofias musculares, debe realizarse un examen muscular. También debe verificarse si la movilidad de la articulación está alterada por la inflamación o el dolor.

Conviene preguntar al paciente cuales son las actividades que suele realizar con la mano, para identificar las actividades repetidas de la muñeca que pueden exacerbar el dolor y agravar los síntomas e intentar prevenirlos.

Será esencial enseñar al paciente a evitar los movimientos de flexión en la muñeca, y a llevar cargas. Los ejercicios de estiramientos de los músculos flexores de los dedos son fundamentales (llevando la muñeca a extensión, con extensión de articulaciones metacarpofalángicas e interfalángicas) y, por lo menos yo, realizo siempre una liberación muscular, no sólo en la zona lesionada, sino incluso desde las cervicales.

El tratamiento conservador puede incluir también el uso de una ortesis de reposo nocturno que mantenga la articulación de la muñeca en posición neutra o en una extensión de 20º y antiinflamatorios esteroideos y no esteroideos, pero siempre como complemento al tratamiento fisioterápico para aliviar los síntomas.

Tratamiento quirúrgico:

En casos más avanzados, la solución siempre es quirúrgica, liberando el nervio atrapado en el túnel del carpo, pero esto siempre que el tratamiento conservador no haya sido efectivo y haya una persistencia o agravamiento de los síntomas más allá de 12 meses de evolución, siga el déficit sensitivo o motor o existan lesiones ocupantes de espacio que requieran extirpación.

Tras la cirugía, se coloca un vendaje en la muñeca y la mano se mantiene en alto con un cabestrillo, para evitar que sangre y se inflame. Es importante mover mucho los dedos y no flexionar la muñeca.

Los resultados son satisfactorios, el dolor desaparece en días y el resto de los síntomas se van en un plazo breve, dependiendo siempre de la gravedad de la lesión, por lo que prácticamente todos los pacientes experimentan una mejoría satisfactoria.

SÍNTOMAS DEL SÍNDROME DEL TÚNEL CARPIANO

El inicio de los síntomas del síndrome del túnel carpiano suele ser nocturno. El paciente describe las molestias como hormigueo y entumecimiento de la mano, acorchamientos y calambres.

Es muy frecuente que predomine el dolor y la parestesia, que es una sensación anormal de los sentidos en el territorio que inerva al nervio mediano, irradiando al antebrazo y al codo. Acaba afectando al sueño y a la agitación de la mano.

Con posterioridad, si no se trata, aparecerá debilidad y atrofia de algunos músculos de la mano, así como torpeza a la hora de manipular objetos.

 

sindrome-tunel-carpiano4.jpg

¿CÓMO PUEDO PREVENIRLO?

Las recomendaciones para controlar y prevenir el síndrome del túnel carpiano, cuando tienen origen en ocupaciones o actividades que supongan maniobras manuales repetitivas (obreros, envasadores, manipuladores de alimentos, personal de limpieza, informáticos, cajeras…), se enfocan en:

  • Disminuir posiciones incómodas de las muñecas y los movimientos manuales repetitivos.
  • Reducir la vibración de las herramientas manuales.
  • Se recomienda rediseñar las herramientas o los mangos de las herramientas para que las muñecas del usuario puedan mantener una posición más natural durante el trabajo.
  • Disponer de más descansos, y el rotar a los trabajadores entre labores, en trabajos continuos. Si se trata de trabajos en los que se mantiene la misma posición mucho tiempo, intentar levantarse y descansar cada no mucho tiempo para cambiar de posición.
  • Controlar el sobrepeso.
  • Si el problema se debe a un uso inadecuado del ratón del ordenador, intenta colocar tu silla de trabajo de tal manera que los antebrazos queden colocados a la altura del teclado, para que no tengas que forzar las muñecas.
  • Si trabajas con las manos apoyadas en superficies duras durante periodos prolongados de tiempo intenta evitarlo o darles mayores tiempos de descanso.

4e4313f2b93795587700000f_4e4313f2b93795587700000f_dolor de espalda-dolor en las manos-CORT.jpg          23152

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *