Tus pies te hablan, aprende a escucharlos

Conoce cómo tus pies hablan sobre tu estado de salud

Según la reflexología, existe una conexión directa entre los órganos de nuestro cuerpo y puntos determinados de nuestros pies.

  reflexologia-podal-a-domicilio-4925-MLA3946621802_032013-F  Reflexologia-500x380

Los pies son los que soportan todo el peso de nuestro cuerpo durante toda la jornada diaria, por lo tanto son quienes más cuidados requieren, pero desafortunadamente no siempre suelen recibir la atención que se merecen.

¿Sabías que por medio de los pies podemos identificar muchos problemas de salud, tanto físicos como emocionales? Esto se convierte en una razón más que suficiente para brindarles los cuidados necesarios y mantenerlos sanos.

Nuestros pies y su relación con la salud

Una de las maneras más sencillas de saber si estamos presentando un problema de salud, es fijándonos detenidamente en los cambios que se presentan en nuestros pies:

  • Por ejemplo: En los pies y en los dedos existen, en mayor o menor cantidad, algunos vellos, lo cual indica que en la zona hay una buena irrigación sanguínea; cuando estos bellos comienzan a caerse, o desapareciendo casi por completo, nos indicaría que existe un problema de mala circulación. En este caso puede ser culpa de un calzado inadecuado que le cause mucha presión a los pies o unos calcetines con un resorte demasiado apretado.
  • La presencia repentina y frecuente de calambres en los pies puede estar indicando falta de algunos nutrientes, pero también puede ser señal de una mala hidratación, así como mala circulación. De esta manera, es importante tener en cuenta las posibles causas y buscar la solución apropiada. Si los calambres se presentan en personas que practican deportes, la causa puede ser falta de hidratación, por lo tanto se debe implementar el consumo adecuado de agua para tratar de mejorar esta condición lo antes posible; pero si este no es el caso, lo más seguro es que se trate de la falta de algunos nutrientes, como son el potasio, el calcio y el magnesio.
  • Otra señal de que algo no marcha bien es la presencia de una llaga que nunca termina de sanar, esta puede ser la muestra de que puedes estar sufriendo de diabetes, ya que las personas con esta condición de salud presentan daños irreparables en los nervios de las extremidades y una gran dificultad para cicatrizar las heridas o cualquier tipo de úlcera.
  • Mantener una exagerada frialdad en los pies puede ser señal de que la tiroides no está funcionando correctamente y puedes sufrir de hipotiroidismo. Otro motivo por el que se mantienen los pies muy fríos es la mala circulación, por lo tanto la mejor recomendación es acudir a un especialista para verificar cuál puede ser la causa exacta de la frialdad en los pies.
  • Cuando los pies permanecen hinchados la causa principal puede ser una mala función de los riñones, al existir retención de líquidos. Otro motivo frecuente de la presencia de hinchazón en los pies es el consumo de algunos medicamentos que producen esta clase de efectos secundarios.

En definitiva, es importante tener en cuenta cada uno de los cambios que notemos en nuestros pies y de inmediato acudir a una consulta médica, ya que se puede tratar de una señal de un problema de salud que se está presentando y, como todos sabemos, más vale prevenir que curar. No descuides tus pies, ni ninguna otra parte de tu cuerpo… ¡Cada una podría estar dándote una señal de que algo sucede!

625x470_4f6c86c5b93795142a000000_0_50-1332514837

Tus pies: un espejo de tu salud y relación con la diabetes

En un diabético, los problemas más ordinarios, pueden empeorar y llevar a complicaciones graves, hasta daño neurológico, que puede resultar en pérdida de sensibilidad total.

La falta de actividad física, una dieta pobre y la genética son todas importantes causas de la diabetes, una enfermedad que mata a más gente cada año que el cáncer de mama y el SIDA y afecta a 26 millones de estadounidenses, según datos oficiales. Cada uno de estos factores de riesgo es especialmente alto entre la población hispana, el grupo minoritario de más rápido crecimiento de los Estados Unidos, que ha originado una eclosión de diagnósticos de diabetes.

Falta de sensibilidad

Si sientes que se adormece tu pie o pierdes sensibilidad, debes saber que una lesión neurológica también puede afectar la habilidad de sentir dolor, calor o frío. La pérdida de sensibilidad puede llevar a la persona diabética a no sentir la crudeza de un dolor y lastimarse aún más o incluso infectarse.

625x470_4f6c86c5b93795142a000000_2_48-1332514837

Problemas circulatorios

Con la diabetes, pueden aparecer dificultades en la circulación de la sangre en los pies, debido al estrechamiento y endurecimiento de algunos vasos sanguíneos que llegan al pie. Esto puede hacer que tus miembros inferiores se vuelvan más propensos a contraer infecciones y a tener más dificultades en la cicatrización de las heridas.

625x470_4f6c86c5b93795142a000000_3_5-1332514837

Pies fríos

Como antes señalé, una de las razones por las que puede ser que tengas los pies siempre fríos es debido a temas circulatorios vinculados con la diabetes, pero también puede ser debido al tabaquismo, alta presión sanguínea o enfermedad cardiaca. Otra causa posible de tener los pies fríos es anemia y problemas de tiroides. Los expertos recomiendan chequeos frecuentes de la presión sanguínea y el colesterol en sangre.

625x470_4f6c86c5b93795142a000000_4_40-1332514837

Dolores: Los zapatos no tienen la culpa de todo

Si bien el zapato inadecuado puede traer importantes dolores, no le puedes echar toda la culpa. Los dolores que no provengan de tus tacos altos pueden deberse a pequeñas fracturas en los huesos de los pies debido a ejercicios muy intensos o al debilitamiento de los huesos provocados por la osteoporosis. Esto puede terminar también en una deformación del pie.

625x470_4f6c86c5b93795142a000000_5_18-1332514837

Cambios en la piel de tus pies

Si sufres de diabetes, la piel de tus pies puede secarse y deshidratarse más de lo habitual, e incluso puede lastimarse y resquebrajarse. El problema se debe a que el nervio que controla la humectación podría verse dañado.

Pies-2

Cómo prevenir el resecamiento

Si este es tu caso, los expertos recomiendan que después del baño, masajees tus pies con vaselina en crema o una buena crema humectante y nutritiva sin esencias ni perfumes. No coloques la crema entre los dedos del pie, ya que puede provocar una infección.

625x470_4f6c86c5b93795142a000000_7_34-1332514840

Talones agrietados

En pacientes diabéticos, los talones suelen verse con grietas o fisuras cuando no están suficientemente humectados. La piel se pone gruesa, reseca, dura al tacto y con aspecto antiestético pero en general no suele ser más que una molestia que se soluciona fácilmente con cremas y algunos cuidados caseros.  Las personas con insuficiencia vascular pueden llegar a tener complicaciones como una infección o ulceración severa.

625x470_4f6c86c5b93795142a000000_8_41-1332514840

Fascitis plantar o dolor subcalcáneo del talón

Si bien a los pacientes diabéticos se les recomienda el ejercicio físico, porque entre otras cosas activa la circulación sanguínea, hay que tener cuidado con los excesos. Puede pasar tras correr o saltar de forma intensa, haciendo que se inflame el tejido que conecta el hueso del talón con la base de los dedos. Este dolor se localiza en el talón y se corrige con ejercicios específicos, medicación, aplicación de hielo  y protectores acolchados.

625x470_4f6c86c5b93795142a000000_9_45-1332514841

Callos y durezas

Los callos y callosidades son engrosamientos que produce la piel a modo de protección. Si bien se da comúnmente en deportistas y artesanos, las personas con diabetes tienden a tener más callosidades debido a que tienen áreas de alta presión debajo de sus pies.

625x470_4f6c86c5b93795142a000000_10_15-1332529764

El peligro de los callos

Los callos si no son removidos o tratados, pueden engrosarse mucho y hasta quebrarse e incluso llegar a convertirse en úlceras. Nunca intentes cortarte o sacarte un callo por ti mismo, ni siquiera con agentes químicos que pueden quemar la piel. Para prevenir puedes utilizar diariamente y con la piel mojada una piedra pómez.

625x470_4f6c86c5b93795142a000000_11_6-1332529764

Ulceras en los pies

Las úlceras en los pies diabéticos suelen verse en general en la base del dedo gordo o en los laterales del pie, las cuales se relacionan con el daño ocasionado por los zapatos. Algunas úlceras no son dolorosas, pero todas deben ser consultadas con un especialista, ya que pueden provocar una infección.

625x470_4f6c86c5b93795142a000000_12_26-1332529764

Qué hacer si hay una úlcera

Lo primero es realizar una Radiografía del pie para asegurarse de que el hueso no está afectado. El médico limpiará y retirará del área cualquier tejido infectado y en algunos casos, recomendará la ingestión de un antibiótico por vía oral. La glucosa alta, hace más difícil al organismo el pelear una infección.

625x470_4f6c86c5b93795142a000000_13_31-1332529764 (1)

La prevención evita amputaciones
Según un informe de la APMA, una simple acción puede evitar una de las complicaciones más severas de la diabetes: hacerse examinar los pies una vez al año por un podólogo, ya que esto puede reducir las tasas de amputación entre un 45 y un 85 por ciento, de acuerdo con datos del Centro de Control y Enfermedades (CDC).
protesis-estetica-esterna-pie-adulto-80284-5266097

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *