Dolor cervical o Cervicalgia

El dolor cervical o cervicalgia es una afección de la zona de la nuca y las vértebras cervicales y se puede extender hacia los hombros y los brazos.
Los dolores que provienen de la zona de las vértebras cervicales se suelen agrupar bajo el término “síndrome cervical”.
Las molestias pueden provocar que el cuello esté rígido y que la cabeza solo se pueda mover con gran dolor, por ello es frecuente hablar de “cuello rígido”.

dolor-cervical
La cervicalgia puede desencadenar muchas otras molestias como, por ejemplo, las siguientes:
-Dolor de cabeza
-Náuseas y vómitos
-Cansancio
-Trastornos visuales
-Fiebre
-Vértigos
-Pitidos en los oídos
La columna cervical es la parte más delicada de la espalda y se compone de siete vértebras cervicales. A diferencia de otras secciones de la columna vertebral, la columna cervical es extremadamente flexible. Pero precisamente esta movilidad puede producir una alta carga en la musculatura y un fuerte desgaste de las vértebras que pueden provocar dolores. Además, determinados nervios pueden irritarse y dañarse pudiendo aparecer molestias como hormigueo, quemazón o entumecimiento.

El dolor puede aparecer de forma pasajera o ser constante y persistente. Si el dolor cervical persiste durante más de tres meses se habla de dolor crónico. Las molestias pueden aparecer a intervalos irregulares y en ocasiones se presentan dolores agudos durante unos minutos. Por lo general, las causas del dolor cervical son relativamente leves y los dolores disminuyen después de un periodo de entre tres y seis días.

Puede estar ocasionado por un exceso de trabajo corporal o incluso debido al estrés. Esto puede provocar un “círculo vicioso” ya que cuantos más fuertes son los dolores cervicales, mayor es la carga personal y viceversa.

La incidencia de los dolores cervicales es alta. El 50% de la población presenta dolores cervicales (cervicalgia) alguna vez en su vida y las mujeres son más propensas a padecer estos dolores. Normalmente, el dolor cervical es atribuible al estrés agudo y repentino asociado con una mala postura, además de a la ansiedad y a la depresión. Un 10% se atribuye a “latigazo” por aceleración-desaceleración en relación con traumatismo automovilístico, deportes (buceo, caídas, etc.).

Cervicales                    dolor-cervical (1)

Las malas posturas en el trabajo pueden provocar trastornos musculoesqueléticos, especialmente si se pasan muchas horas en la misma postura. Si tu profesión te obliga a estar sentado delante de un ordenador durante más de 4 horas diarias, sería aconsejable que adoptaras medidas para evitar la tensión en cuello, hombros o espalda. Aquí te explicamos la ergonomía y posturas correctas en la oficina:

*La pantalla. La parte superior de la pantalla del ordenador debe situarse a la altura de los ojos. Del mismo modo, entre el monitor y los ojos debe haber una distancia de entre 60 y 80 cm. La pantalla debe estar delante de la persona y no a un lateral y el texto y las imágenes deben de ser de un tamaño óptimo. Así evitaremos giros, flexiones y extensiones en el cuello.

*Teclado. Las articulaciones de antebrazos, muñeca y manos deben colocarse de forma que reduzcan la tensión en los hombros. Durante el trabajo los hombros deben estar relajados. Entre el borde de la mesa y el teclado debe haber un espacio de 10 cm para garantizar el apoyo de la muñeca y parte del antebrazo.

*Se recomienda no usar las pestañas posteriores del teclado con el objetivo de reducir las extensiones en la muñeca. Los antebrazos, las muñecas y las manos deben de estar alineadas con respecto al teclado y además, este debe estar paralelo al borde de la mesa para garantizar el apoyo de ambos brazos.

*El ratón del ordenador no debe de ser muy alto, para evitar la extensión en el pulso. Además, se debe situar al nivel del teclado y cerca de este. El cable debe permitir moverlo con comodidad sin tener que tirar de él o hacer esfuerzos innecesarios.

postura-ordenador teclado-ordenador

El síndrome del túnel carpiano afecta al nervio medio de la muñeca y causa dolor, entumecimiento y parestesia en las manos y los dedos. Puede aparecer debido a actividades repetitivas, como por ejemplo, usar herramientas o manejar el ratón del ordenador habitualmente. Si no se trata a tiempo puede llevar a limitar la movilidad de la mano.

*La silla. Se debe regular la silla en función del cuerpo respecto a la mesa de trabajo. Una correcta posición debe garantizar que los brazos formen un ángulo de flexión del codo superior a 90º. Los pies deben estar apoyados en el suelo de forma cómoda, sino es recomendable utilizar un reposapiés, así evitarás presión en la parte posterior de las rodillas.

*Portátil. Para trabajar de forma segura no se debe utilizar el portátil durante más de 4 horas diarias, pues no fue diseñado para este fin, su pantalla y teclado son más pequeños y pueden provocar fatiga visual o problemas en las articulaciones. Si debes usar este tipo de ordenador más tiempo, es recomendable adaptar tu puesto de trabajo, tanto si se utiliza en casa como en la oficina.

La mejor manera de trabajar con un portátil de forma segura es empleando teclado, pantalla y ratón independiente. Además, es recomendable hacer pequeñas pausas de manera continua con el objetivo de relajar los músculos que están en tensión. No se debe utilizar el portátil sobre las piernas, en una mesa baja o cuando estés tumbado, pues las articulaciones sufren más.

posturas

Si sólo se utiliza el portátil puntualmente (1 hora), se debe adoptar también una postura correcta. Si es posible se debe colocar un cojín para apoyar la zona lumbar y poner una carpeta o libro entre el portátil y las piernas para garantizar estabilidad y evitar el calor del equipo. Ajusta la inclinación de la pantalla, coloca la cabeza en posición neutra y los pies tocando el suelo.

*Transporte portátil. Cuando sea necesario transportar el ordenador portátil utiliza una mochila o una maleta con ruedas. En caso de llevar maletín, procura cambiar de lado de forma periódica con el objetivo de no sobrecargar una parte del cuerpo. ¿Quieres saber cómo cuidar la vista al usar el ordenador?

CAUSAS DE LA CERVICALGIA

Pueden ser muy numerosas. Se pueden presentar dolores cervicales como episodios agudos, es decir, que surgen súbitamente, o crónicos, cuando los daños se producen lentamente. Normalmente, se originan con motivo de tensiones o agarrotamiento de la musculatura del cuello, que pueden surgir por una mala posición al estar sentado o acostado. También lo provoca el estrés o un enfriamiento. A menudo, los dolores cervicales aparecen tras accidentes de coche o caídas, como síntoma de un traumatismo cervical o fractura vertebral. Raras veces, los dolores cervicales tienen una causa específica, como procesos de desgaste o lesiones vertebrales de la columna cervical, esto es el caso de la hernia discal.
Además, el dolor cervical puede estar atribuido a las siguientes causas:
-Sobrecarga o distensión de la musculatura cervical
-Osteoporosis
-Inflamación de las vértebras (espondilitis)
Meningitis)
-Enfermedades reumáticas (por ejemplo, artritis reumatoide o espondilitis anquilosante)
-Malformación de la columna vertebral (escoliosis)
-Enfermedades infecciosas (por ejemplo, salmonelosis o listeriosis)
-Enfermedades neurológicas (por ejemplo, neuralgia pléxica)
-Enfermedades vasculares (por ejemplo, trastornos circulatorios, aneurisma aórtico)
-Tumores (por ejemplo, tumores óseos, linfoma)
Y, en algunos casos, el dolor cervical (cervicalgia) se origina por malformaciones congénitas de la columna cervical en las que, por ejemplo, algunas vértebras están unidas. Esto ocurre en el caso de la tortícolis congénita.

cervical_anatomia   musculos_cuelloClick para ampliar

DIAGNÓSTICO DE LA CERVICALGIA
Es muy importante hacer un correcto diagnóstico. Cuando el dolor cervical (cervicalgia) persiste durante mucho tiempo, aparece después de accidentes o existe una sensación de entumecimiento en la región de los hombros, las cervicales o las extremidades superiores, se debería solicitar a un médico el diagnóstico de la enfermedad que produce tal dolor cervical.


Lo primero es realizar una anamnesis completa: Cuándo apareció este dolor cervical exactamente, cuánto dura y si se ha agravado. Después, se realizará un examen que evaluará el funcionamiento muscular y la movilidad de la columna cervical y las articulaciones de los hombros. Además, se valorará si los nervios pudieran estar pinzados.
Dependiendo de las supuestas causas del dolor cervical se podrán realizar pruebas complementarias para concretar el diagnóstico. Estas pruebas complementarias pueden ser un análisis de sangre, un reconocimiento radiográfico, una tomografía computarizada (TC) o una resonancia magnética nuclear (RMN). En caso de sospecha de una meningitis se analizará, además, el líquido cefalorraquídeo (punción lumbar).

¡SIGNOS DE ALARMA ASOCIADOS AL DOLOR CERVICAL!
En algunos casos, el dolor cervical puede ser un síntoma de meningitis. Por tanto, si alguno de los síntomas descritos a continuación se asocia al dolor cervical, acuda al servicio de Urgencias más cercano:
-Aparece un sarpullido en la piel que no desaparece cuando se presiona con el dedo.
-El paciente tiene mal estado general o fiebre además del dolor cervical.
-Duele tanto flexionar el cuello hacia delante que es imposible para el paciente el tocar con la barbilla en el pecho.
-La luz molesta en los ojos.
-El dolor cervical se acompaña de una cefalea intensa o vómitos continuos y violentos.
-La cervicalgia se acompaña de dolor intenso en la espalda.
-El dolor cervical también puede ser un síntoma de una lesión craneal o de un problema de los discos intervertebrales: Vigilar cuando el dolor cervical es el resultado de un traumatismo craneoencefálico reciente y la persona se siente mareada, confusa o está vomitando.
-La cervicalgia se acompaña de cefalea.
-Si se asocia a dolor detrás de un ojo.
-Si están afectados el gusto, la visión o el equilibrio.
-Vómitos intensos.
-Está reducida la potencia muscular en brazos o piernas.

TRATAMIENTO DEL DOLOR CERVICAL:
Se elige atendiendo a las causas concretas que han provocado la molestia. Si los dolores son consecuencia de tensiones, la mayoría de las veces desaparecen por sí solos. Los masajes realizados con cuidado o la aplicación de calor local pueden mitigar las molestias considerablemente. Para relajar la musculatura, se puede realizar una estimulación eléctrica transcutánea del nervio (TENS).
Si el dolor cervical (cervicalgia) es fuerte puede ayudar la toma de analgésicos (por ejemplo, paracetamol), antiinflamatorios no esteroides que reducen la inflamación (por ejemplo, ibuprofeno o diclofenaco) o relajantes musculares, aunque como digo esto sólo es una manera de paliar ese dolor, luego habrá que atacar la causa concreta.
Para no debilitar la musculatura cervical es importante continuar con la actividad habitual lo antes posible una vez que se ha terminado con el tratamiento. Se recomienda evitar temporalmente trabajos que ejerzan presión directa sobre los planos superiores y otras tareas que requieran posturas rígidas. Las actividades deportivas, por el contrario, favorecen la movilidad, fortalecen la musculatura y reducen el riesgo de recaídas. Sin embargo, hay que evitar también los tipos de deporte que sobrecargan las vértebras como el footing o el ciclismo. Si las causas de los dolores cervicales son psíquicas, las técnicas de relajación o también el asesoramiento psicológico pueden ayudar.
La fisioterapia y la denominada gimnasia de columna han demostrado éxito a largo plazo en el tratamiento del dolor cervical crónico. En estos casos, los afectados aprenden tanto a comportarse diariamente sin perjudicar su espalda como a evitar los movimientos especialmente perjudiciales. En Fisio-Online.com podemos proporcionarte ese tratamiento personalizado para que te puedas autotratar y enseñarte una buena higiene postural, necesaria para poder llevar una vida normal y sin dolores constantes, evitando así futuras lesiones.

Se debería renunciar a medidas quiroprácticas como “colocaciones” en la zona de la columna cervical, debido al riesgo de lesiones de los vasos sanguíneos o afectación de las articulaciones vertebrales. En raras ocasiones (por ejemplo en el caso de una hernia discal), si los dolores cervicales no mejoran con medidas conservadoras, puede que sea necesaria una intervención quirúrgica.

latigazo-cervical2
Si el dolor cervical (cervicalgia) es un síntoma secundario de otra enfermedad, será necesario evidentemente el tratamiento correcto de la misma.

2 comentarios en “Dolor cervical o Cervicalgia

  • Hola tengo 30 años , i últimamente tengo dolores articulares en varias partes del cuerpo ( cervicales con migrañas , aveces rigidez , rigidez en la mano , dolor y no puedo levantar peso , dolor de espalda tuve una lumbalgia ( bastante fuerte no podria caminar i el dolor insoportable ) en febrero y desde entonces el dolor sigue estando presente , idolor en el tendon de aquile ) . Me preocupa porque todo eso empeso poco a poco desde el principio de año hasta ahora y no savia decir si es un efecto secundario despues de parar de travajar 6 años lo mismo ( desgaste fisico ) o se trata de alguna enfermedad de las que habla mucha gente que sufre dolores ??

  • Hola Simona. Así es difícil diagnosticar tu caso clínico. Por lo que me cuentas puede ser algo temporal o pasajero o incluso deberse al “haber parado” como tu misma explicas ya que suele ser una respuesta del cuerpo tras períodos largos de mucho estrés o cansancio.
    De todas formas deberías acudir a tu médico para que te pueda realizar un correcto diagnóstico y descartar otras opciones como la fibromialgia.
    Un saludo y aquí estamos para lo que necesites.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *