FISIOTERAPIA Y PRÓTESIS DE RODILLA. TODO LO QUE DEBES SABER

Hoy quería hablaros sobre la operación de prótesis de rodilla, ya que todos solemos conocer a alguien en nuestro entorno con este problema; que bien ya se ha tenido que operar o bien que tiene mucho dolor y desgaste articular, con lo que se está barajando la operación quirúrgica tras fracasar el tratamiento conservador mediante fisioterapia y rehabilitación y no remitir el dolor. Aquí os hablo sobre la operación en sí, el antes y el después de la misma y siempre bajo un punto de vista fisioterápico.

LA PROTESIS DE RODILLA

Es el procedimiento de sustitución quirúrgica de las superficies articulares de su rodilla por otras partes artificiales, y que se realiza separando músculos, ligamentos que tenemos en torno a la rodilla, hasta llegar a la cápsula que envuelve la articulación, la cual se abre para exponer el interior de la articulación. Se quitan los extremos alterados por el desgaste del fémur, de la tibia y de la parte posterior de la rótula ( esta no siempre ). Para recubrir el extremo del fémur se encaja a presión un componente metálico, igualmente en el de la tibia se coloca un componente que tiene una parte metálica y otra de un plástico de alta densidad ( polietileno ); y si se precisa se pone también un botón de plástico en la rótula. Para conseguir una más rápida fijación de los componentes al hueso se suele usar un cemento óseo ( metilmetacrilato).

protesis rodilla1

 

 

 

 

 

 

 

 

¿ A QUIÉN DEBE IMPLANTARSE UNA PROTESIS DE RODILLA?

La prótesis está indicada en gente que padece alteraciones severas. La mayoría suele ser mayor de 55 años aunque en ocasiones es preciso ponerla en jóvenes.

¿En qué circunstancias, por lo general, debe considerarse la necesidad de implantar una prótesis?

-Dolores diarios o molestias muy constantes.

-Dolor severo que le limita no sólo para el trabajo sino también para las actividades de la vida diaria (vestirse, calzarse, subir escaleras).

-Dolor que no mejora con antinflamatorios, ni con el uso de muletas, ni a la reducción de la actividad.

-Rigidez importante de la rodilla.

-Inestabilidad obvia al caminar (constantes ” fallos “)

-Gran deformidad (piernas arqueadas en O ó piernas en X).

-Signos radiológicos de desgaste importante en la rodilla u otros signos similares.

  protesis rodilla3

 

¿ QUÉ PUEDO ESPERAR DE UNA PRÓTESIS DE RODILLA ? ¿TENDRÉ MOLESTIAS?

Una rodilla artificial o prótesis no es tan buena como una rodilla natural si está normal, evidentemente, y es por eso hay que tener ciertas consideraciones.

Mediante la colocación de la prótesis se pretende, ante todo aliviar su dolor durante unos años. Tras la operación, puedes estar capacitado para realizar algunas actividades normales de la vida diaria, pero no pretendas reincorporarte a la práctica deportiva excesiva o realizar trabajos pesados. Por consiguiente, debes evitar las actividades que supongan una sobrecarga para tu rodilla artificial y es importante adelgazar si tienes sobrepeso, ya que cuanto menos peso tenga que aguantar la rodilla mucho mejor.

protesis rodilla rx

¿QUÉ RIESGOS CONLLEVA LA OPERACIÓN ?

La operación de prótesis de rodilla está considerada una intervención de cirugía mayor, por lo que pueden presentarse una o varias complicaciones que traen como consecuencia, la mayoría de las veces, que tengas que permanecer más tiempo ingresado, aunque a veces no se retrasa, no tiene por qué.

Recuerda que las complicaciones más comunes no están directamente relacionadas con la rodilla y por lo general no complican el resultado de la operación; suele tratarse de infecciones urinarias, respiratorias y de la aparición de coágulos en las venas de la pierna (trombosis) o en los pulmones(embolias ). Para disminuir estas posibilidades se usan antibióticos y anti-coagulantes antes y después de la intervención.

Las complicaciones que afectan a la rodilla si bien son menos comunes, en caso de presentarse condicionan el éxito de la operación porque ocasionan:

  • dolores en la rodilla
  • despegamiento de los componentes de la prótesis
  • rigidez
  • infección de la rodilla.

Algunas complicaciones como la infección, el despegamiento de la prótesis y la rigidez pueden necesitar una nueva operación. En algunas prótesis infectadas hay que retirar la prótesis lo cual conlleva una rigidez y un acortamiento de varios centímetros de la pierna, pero con la ayuda de muletas y de un alza o tacón puedes volver a andar de forma confortable. Pese al tratamiento antibiótico a veces quedan focos de infección que requieren una nueva reintervención.

No te preocupes, ¡no tienen por qué ocurrirte a tí!

¿ CUANTO DURA UNA PRÓTESIS ?

Alrededor de un 80-90% de las prótesis duran unos 10 años. El mayor problema que se presenta a largo plazo es el despegamiento o aflojamiento de los componentes y el reblandecimiento de los huesos. Hacia los 10 años posiblemente un 20% de las prótesis presentan signos de aflojamiento en las radiografías, pero sólo un 10% se vuelven dolorosas y requieren una nueva operación.

El despegamiento está en relación con su peso corporal y con la actividad, por ello no se recomiendan las prótesis a los pacientes muy obesos ni a los jóvenes. Una prótesis dolorosa y aflojada no siempre debe ser recambiada pues los resultados de una segunda operación no son tan buenos y hay un mayor riesgo de presentar complicaciones.

PREPARACIÓN PARA LA CIRUGÍA

La preparación empieza semanas antes del ingreso. Es importante mantener un buen estado físico, debes incrementar la fuerza de brazos y tronco porque deberás andar con muletas después de la operación. Todos los ejercicios que hayas hecho no serán en vano ya que está demostrado que cuanto mayor ejercicio y más y mejor tono muscular, más rápida y satisfactoria es el recuperación tras la operación.

protesis rodilla operacion

 

 

DESPUÉS DE LA OPERACIÓN

PROTESIS-RODILLA

 

Ya se puede empezar el día después de la operación. Mueve con frecuencia  pies y tobillos: dedos hacia abajo y después hacia arriba pues ayuda a prevenir la aparición de trombosis.

Ejercicios de cuádriceps: es conveniente que por la tarde empieces a hacer ejercicios que no suponen movimiento(isométricos) y consisten en apretar la rodilla operada contra el colchón para contraer la musculatura del muslo; debes mantener esta contracción durante unos 5 segundos y luego descansar otros 5. Repetirás este ejercicio 10 veces seguidas primero con la pierna operada y luego con la otra hasta que pasen unos tres minutos. Debes repetirlo cada hora que esté despierto.

Haz los ejercicios respiratorios (respiraciones profundas y toser ) como se te ha indicado. Parece que no pero esto es importante.

No es preciso estar siempre boca arriba, puedes acostarte sobre los lados.

En el postoperatorio se te harán unas radiografías de control de tu nueva rodilla que pueden mostrar hallazgos no visualizables durante la operación; por este motivo, aunque se te haya permitido levantarte al sillón, no apoyes la extremidad operada en el suelo hasta que se te indique.

El médico rehabilitador pasará a verte para empezar el tratamiento e informarte sobre los ejercicios y precauciones que debes tomar. Como norma general los ejercicios causan incomodidad, todo ejercicio que cause dolor sólo en el momento de realizarlo es útil y debe proseguirse, pero si el dolor te dura hasta el día siguiente debe suprimirse. Para reducir las molestias puedes tomar un analgésico ½ hora antes de realizar los ejercicios y aplicar hielo alrededor de la rodilla durante unos 10 minutos después de efectuar los mismos.

EJERCICIOS Y FISIOTERAPIA

Debido a los problemas que has tenido en tu rodilla sus músculos no han podido ser usados y están débiles. La operación puede corregir tus problemas óseos pero no los musculares. Si no usas los músculos se debilitan y no consiguen soportar y mover tu cuerpo. Sólo a base de ejercicios regulares conseguirás fortalecer la musculatura debilitada. Se te indicará y asesorará cómo hacer los ejercicios pero la responsabilidad de hacerlos es tuya. Cuanto más puedas hacer, más rápido progresará.

La evolución general, el grado de dolor, los controles radiográficos y las condiciones de la herida determinarán el momento de iniciar la marcha con apoyo de la extremidad.

Puedes ir marcándote las siguientes metas a conseguir de forma progresiva:

  • subir y bajar con independencia de la cama
  • caminar con muletas o andador de forma independiente sobre terreno llano
  • subir 3 escalones con muletas y de forma independiente
  • realizar en casa y de forma independiente el programa de ejercicios
  • capacidad para doblar la rodilla en ángulo recto
  • capacidad para estirar completamente la rodilla.

fisioterapia rodilla

Ejercicios:

*Para mayor comodidad, es mejor hacer los ejercicios acostado. La cama es un excelente lugar para hacer los ejercicios:

-Realizar los ejercicios de cuádriceps que se han descrito en el apartado después de la operación o haz el siguiente: Coloca una almohada enrollada bajo la rodilla de forma que doble unos 30º – 40º, ahora contrae el Cuádriceps y estira tu rodilla de forma que el talón se despegue de la cama, mantén esta posición 5 segundos y luego deja que el talón lentamente llegue a tocar la cama. Repítelo unas 20 veces. Si lo ves complicado empieza con 10 y vete aumentando hasta 20 repeticiones.

-Dobla la otra pierna de forma que la planta del pie se apoye en la cama.  Haga lo mismo con la pierna operada y mantenga la posición durante unos 5 segundos, después estírela lentamente. Cada día debe conseguir doblar un poco más su rodilla.

-Saca la pierna fuera de la cama y deja que cuelgue de forma que su planta del pie mire el suelo. Ahora estira la rodilla y mantéla estirada durante 5 segundos. Deja que su rodilla doble lentamente, hasta que le cuelgue de nuevo la pierna. Repítelo 20 veces.

-Dobla ambos tobillos hacia arriba, estirando los dedos hacia ti y doblando ambos tobillos hacia abajo, apuntando los dedos lejos de ti. Además, gira el pie hacia la derecha y hacia la izquierda, manteniendo los dedos apuntando hacia el techo.

-Dobla la cadera y la rodilla deslizando el talón hacia los glúteos, manteniendo el talón en la cama. Desliza el talón hacia atrás hasta la posición inicial. Mantén la rótula hacia el techo durante el ejercicio.

-Desliza la pierna afectada hacia un lado, manteniendo la rótula apuntando hacia el techo. Desliza la pierna desde atrás hasta la posición inicial.

-Acuéstate sobre la espalda con un saco de un kilo o una toalla enrollada debajo de la rodilla Estira la rodilla. Mantén esta posición durante 5 segundos. Lentamente baja la pierna y relájate. La parte posterior de la rodilla debe estar en contacto con el saco o toalla durante todo el ejercicio.

-Siéntate en una silla. Dobla la rodilla hacia atrás todo lo que puedas sin provocar dolor. Mantén esta posición durante 10 segundos. Vuelve a la posición inicial y relájate. Repite 10 veces. También puedes sentarte en una mecedora y bambolear suavemente con los pies apoyados en el suelo para que las rodillas se doblen y flexionen.

-Siéntate en una silla. Dobla la rodilla hacia atrás lo máximo que puedas sin generar apenas dolor. Inclina tu cuerpo hacia adelante en la silla para aumentar el estiramiento. Mantén la posición durante 15 segundos.

-Siéntate de nuevo en una silla que sea firme. Extiende la rodilla tanto como te sea posible. Mantén la posición durante 5 segundos. Lentamente baja la pierna y relájala.

Realizando estos sencillos ejercicios, conseguirás una mayor recuperación y en poco tiempo notarás que puedes moverte con la misma soltura que antes, pero sin el dolor que produce una rodilla lesionada.

Para sentarte es preferible que lo hagas en una silla firme, alta y con brazos. Te resultará más fácil levantarse de ella.

Después del alta, en algunas ocasiones el médico rehabilitador le comunicará que debe continuar realizando la rehabilitación de forma ambulatoria o un fisioterapeuta puede ir a su casa.

¿ QUÉ DEBO HACER CUANDO ESTÉ EN CASA?

Como consejo, si necesitas analgésicos(que suele ser que sí), procura tomarlos 30 minutos antes de la rehabilitación.

Continúa usando el andador o las muletas para caminar al menos durante las primeras 6 semanas, después puede usar sólo la muleta del lado contrario.

Anda con apoyo de la extremidad todo lo que puedas siempre que te resulte confortable, pues caminar es una de las mejores formas de rehabilitación para su resistencia muscular, pero el andar no sustituye a los ejercicios de fisioterapia y la rehabilitación.

No mojes la zona hasta que se te retiren los puntos, lo que generalmente se hace en la 2ª o 3ª semana. Mantenga la cicatriz bien limpia y seca.

Si notas una mayor inflamación o mayor dolor en la herida, si aparece un exudado por alguna zona de la herida, si aumenta el enrojecimiento alrededor de la misma o tienes fiebre acude a su médico de cabecera.

Generalmente puedes incorporarte al trabajo en 3 – 6 meses.

No debes conducir en los 2 – 3 primeros meses.

REVISIÓN

En el informe de alta se te indica la fecha de revisión que suele ser en las 6 primeras semanas. Después se te revisará a los 6 meses, al año y a los dos años. Después cada tres años o antes si lo precisases.

Si necesitas más asesoramiento sobre este tema no dudes en consultar en nuestra web: www.fisio-online.com y te daremos las pautas necesarias.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *